Conseguimos reafirmar y reducir en una sola sesión.

Este tratamiento produce un calentamiento gradual sobre la piel, actuando principalmente sobre las fibras existentes de colágeno y elastina, estimulando su reestructuración y la génesis de nuevas fibras. Gracias a esta técnica la radiofrecuencia entrega más energía, pero se debe controlar con frío, ingresando -10º desde el manipulo a la dermis, generando un ”shock térmico” por la combinación del frío externo con el calor interno. Este shock tiene un efecto desintoxicante aumentando la oxigenación de los tejidos al producir la dilatación de los vasos que irrigan la piel, provocando la contracción del tejido y estimulando la producción del colágeno y elastina consiguiendo un efecto lifting instantáneo y duradero.

Se recomiendan 1 ó 2 sesiones a la semana, dependiendo de las necesidades de cada piel.